PASEAR SIN CORREA

Novedades: Pasear sin correa

Pasear sin correa, es una de las curiosidades que más se ha repetido, al publicar las historias de Dana en Instagram.

Sois muchos los que me habéis preguntado: ¿Cómo enseñar a un perro a pasear sin correa? ¿Pasear sin tirar de la correa? ¿Cuándo empezar a soltar al perro?

Por ello, hoy voy a contaros nuestra experiencia. El objetivo del post de hoy es explicaros como he conseguido que Dana pueda pasear sin correa. 

Hay que tener en cuenta:

Lo que le ha ido bien a Dana, no quiere decir que pueda ir bien a tu perro.

A la hora de enseñar, hay que tener en cuenta muchas variables: entorno, carácter, raza, si hay más perros en la familia o no, edad, etc.

Hay infinidad de maneras de educar a nuestras mascotas.

A lo largo de mi vida he educado a muchos perros, pero con ninguno he utilizado exactamente las mismas pautas. Por dos motivos, el primero nunca hay dos perros iguales y el segundo, el conocimiento adquirido, a lo largo de los años, transforma mis habilidades

Y ahora sí, sin más dilación…

> Pasear sin correa a Dana <

ORIGEN Novedades: Pasear sin correa

Antes de llegar al ¿Cómo enseñar a pasear sin correa? hay todo un trabajo previo:

1) Tiene que tener un motivo para querer seguirnos. En mi caso, hay una jerarquía en el grupo y yo soy la líder. Les transmito tranquilidad, limites y confianza. Asegurando un lugar confortable para el descanso y una buena alimentación.

2) En casa, le he enseñado a acudir a la llama, tanto por su nombre como con un silbido. Primero, con chuches. Una vez ha entendido el comando, alterno chuches con caricias. Y finalmente desaparecen las chuches y el premio son las caricias y la frase «Molt bé!».

En casa para todos los animales el «Molt bé!» es un autentico premio. 
Molt bé = Muy bien = ¡Bien hecho!

3) Aprender a pasear con correa.

Hasta día de hoy, para enseñarles a pasear siempre lo había hecho individualmente. Hasta que no sabían, no se unían al grupo para pasear. 

Es más, Muss, que fue el último al que entrene, primero aprendió a pasear sin correa y luego con correa. ¿Por qué? Por que es un Border Collie, y como buen pastor, genéticamente su instinto ya es seguidor. (Desde el primer día que llegó a casa, ya me seguía por todo)

En cambio con Dana, no he podido seguir los mismos pasos. Estoy segura que, si primero hubiera intentado enseñarle a pasear sin correa, se habría perdido o se habría escapado. Hay que tener en cuenta que es un Terrier, un perro genéticamente preparado para la caza, por lo que su instito lo llevará a investigar los alrededores y para nada su objetivo será seguirme.

Pan de limón con semillas de amapola Pasear sin correa

> Los primeros paseos <

Para poder llegar a pasear sin correa, primero tiene que entender el objetivo del paseo.  En nuestro caso el objetivo es el ejercicio. Por ello, nuestro paseo se divide en 3 fases:

Los primero dos minutos del paseo los perros tienen libertad de alejarse, correr, marcar, etc.

En el caso de Dana, que va con correa, le dejo la correa totalmente larga para que tenga libertad y pueda decidir lo que quiere hacer.

Pasado este tiempo, ¡empieza el ejercicio! Toda la ida y la mitad de la vuelta:

– Todos caminan a la altura de mi rodilla o detrás de mi.

– Ritmo constante.

– No se permiten distracciones, el objetivo es caminar. No hay tiempo para marcar, ni oler.

A la mitad del camino de vuelta, hacemos una pequeña parada, todos se sientan, los que van atados les quito la correa y les premio con caricias y «Molt bé!». 

A partir de aquí empezamos a andar pero con libertad. No tienen que estar a mi lado. Son libres para alejarse, inspeccionar y hacer sus necesidades. 

Dana sigue con la correa, pero con libertad.

Pasear sin correa

¿Cómo enseñarle a paser sin correa?

Ahora que sabe acudir a la llamada y pasear con correa.
¡Empezamos!

Durante un tiempo, en mi caso ha sido un mes, haremos cada día el mismo recorrido. ➜ Así el día que suelte a Dana, si se perdiera/escapara, que conozca el camino de vuelta a casa.

Durante el paseo con correa, voy integrando los comandos que vamos a necesitar el día que la suelte. En mi caso:

– A la ida del paseo, practicamos el comando «devora» (al lado).

– A la vuelta, cuando es su momento de libertad, le alargo al 100% la correa para que pueda hacer lo que quiera, mientras vamos practicando la llamada, tanto por su nombre cómo con silbido.

Cuando llevamos varios paseos que obedece a la perfección a la llamada y ya tengo la seguridad de que no se va a escarpar, ¡a llegado el gran día!

Suelto a Dana, pero con la correa puesta. A ser posible una correa larga y que no tengamos mucho cariño, ya que va a ser arrastrada toda la vuelta. 

El objetivo de dejar la cuerda puesta, es por si existe la necesidad de cogerla/pararla porque no obedece a la llamada.

Cuando llevemos varios paseos de éxito con la correa arrastrado, en mi caso ha sido una semana entera, ha llegado la hora de la confianza plena y dejarla volver a casa sin correa.

Pasear sin correa

> CURIOSIDADES <

🐕‍🦺 Durante el paseo nunca llevo comida. Los premios siempre son la voz y las caricias.

📿 La correa que más utilizo para enseñar son las que llevan «el collar» integrado.  Aquí os dejo un ejemplo.

> Dana: La tormenta <

👩‍🌾

Syomara

No te quedes con la duda,

¡PREGUNTA!

> PRODUCTOS RELACIONADOS<

👇 Aquí os dejo diferentes tipos de correas, para poder pasear con nuestros amigos los perros :)

(Las fotografías son representativas/ejemplos de las correas)

Y más...